El Pleno del Senado, en su sesión número 78, celebrada el día 3 de Septiembre de 2015, ha aprobado el dictamen de la Comisión de Justicia sobre el Proyecto de Ley de modificación y reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civl.

De entre todas las modificaciones que contiene este proyecto, los avances en el uso de las nuevas tecnologías constituyen uno de los fundamentos principales, cuya finalidad primordial se centra en el desarrollo de las actuaciones de la administración de justicia, así como, facilitar su contacto con los profesionales como a la ciudadanía. Por todo ello, se inicia el uso obligatorio de los medios electrónicos, informáticos y telemáticos por parte de la administración, de los profesionales de la justicia y de las oficinas judiciales.

Modificaciones del juicio verbal, el proceso monitorio o la sucesión procesal son varias de las cuestiones que plantea esta Ley, todas ellas pendientes de convalidación final por el Congreso.